domingo, 12 de septiembre de 2010


Mi voz sonó a la defensiva, pero era verdad. No quería suicidarme. No lo consideré ni siquiera al principio a pesar de que la muerte hubiese supuesto un alivio para mí, sin duda alguna. Aún quedaba gente a la que le importaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario