lunes, 28 de marzo de 2011

"A las niñas se les enseñan muchísimas cosas mientras crecen. Si un niño te golpea es porque le gustas. Nunca intentes cortar tu flequillo tu misma y algún día conocerás a un chico maravilloso y tendrás tu propio final feliz. Cada película que vemos, cada historia que nos cuentan nos implora que esperemos por eso, ese cambio drástico en el tercer acto, esa inesperada declaración de amor, esa excepción a la regla. Pero algunas veces estamos tan concentradas en conseguir nuestro "final feliz" que no aprendemos a leer las señales. Como poder identificar a aquellos que nos quieren y a los que no, a aquellos que se quedaran y aquellos que se van a ir.Y quizás nuestro final feliz no incluye un hombre, es posible...que seas tú, por tu cuenta, recogiendo los pedazos y empezando de nuevo, liberándote a ti misma para ser alguien mejor y en busca de algo mejor en el futuro. Quizás el final feliz es...simplemente...seguir adelante...O quizás el final feliz es esto, saber después de todas las llamadas sin responder, de los corazones rotos, de todas las señales equivocadas, después de todo el dolor y la vergüenza...que no te has dado por vencida y mantienes la esperanza." (Simplemente no te quiere)

No hay comentarios:

Publicar un comentario