viernes, 22 de abril de 2011


Es muy simple: solo se ve bien con el corazón.
Lo esencial es invisible a los ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario