martes, 20 de septiembre de 2011

Veronika decide morir.

Manténganse locos, pero comportándose como personas normales. Corran el riesgo de ser diferentes, pero aprendan a hacerlo sin llamar la atención.


“La locura es la incapacidad para comunicar tus ideas. Como si estuvieras en un país extranjero, viendo todo, entendiendo lo que pasa a tu alrededor, pero incapaz de explicarte y ser ayudado porque no entiendes la lengua que hablan allí.


“-Tienes preocupada a tu madre -dijo el embajador-. Tus notas han bajado tanto que hay riesgo de que no te renueven la matrícula.
-Mis notas en el curso de pintura han subido, papá.
-Encuentro muy gratificante tu interés por el arte, pero tienes toda tu vida por delante para hacer
eso. En este momento lo importante es terminar tu curso secundario, para que puedas ingresar en la
carrera diplomática.
Eduard meditó concienzudamente antes de decir nada. Rememoró el accidente, el libro sobre los
visionarios -que al final le había señalado el camino para encontrar su verdadera vocación-, pensó
en María, de quien no había vuelto a tener noticias. Vaciló mucho, pero por fin respondió:
-Papá, yo no quiero ser diplomático. Quiero ser pintor.
El padre ya estaba preparado para esta respuesta y sabía cómo conjurarla.
-Serás pintor, pero antes termina tus estudios. Organizaremos exposiciones en Belgrado, Zagreb,
Ljubljana y Sarajevo. Con la influencia que tengo puedo ayudarte mucho, pero antes es preciso que
termines tus estudios.
-Si hago eso seria escoger el camino más fácil, papá. Entraré en cualquier facultad, me diplomaré en
algo que no me interesa pero que me permitirá ganar dinero. Entonces la pintura quedará en un
segundo plano y yo terminaré olvidando mi vocación. Tengo que aprender a ganar dinero con la
pintura.”


TOTALMENTE RECOMENDADO léanlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario